Home Page
Mensajes y comunicados de SOMI
Historia del Teatro
Carlos Somigliana
Fundación Somi
Obras estrenadas
Dramaturgia
NUEVO:
Sobrepoco, la columna de B.C.
Sobretodo,
Revista digital de crítica e investigación teatral
Textos de autores argentinos contemporáneos
Teatro Abierto
Taller En busca de la herencia... 2001
Libros y videos
Staff
Mail
 
Síganos
por Facebook
 
 
Comprar entradas en Alternativa Teatral
 
Sobretodo
 
Teatro semimontado, una iniciativa provechosa
Laboratorio de autores
 

Teatro 2 -Teatro San Martín - Año 2 Nº3
Noviembre de 1992

En condiciones escénicas muy acotadas, este ciclo tuvo como virtud ayudar a divulgar piezas que no llegan con habitualidad a los circuitos tradicionales .

Entre el 14 de mayo y el 27 de junio se realizó en la sala Antonio Cunill Cabanellas un ciclo de teatro semimontado de obras de dramaturgos nacionales contemporáneos, poco, o nada estrenados, desconocidos en general para el público de teatro.
Las obras fueron seleccionadas por Roberto Cossa, Mauricio Kartún y Eduardo Rovner en un concurso realizado hace un par de años y contó con el impulso de la Fundación Carlos Somigliana para el Estímulo del Autor Teatral (SOMI). Los títulos que finalmente se representaron fueron ocho: El clú , de Enrique Moreles y Oscar Tabernise; Tata Dios , de Marcelo Marán; Una imaginación que no alcanza , de Fernando Bellottini; Ritual de cuchilleros , de Raúl Mesa; La malaleche , de Luis Sáez; La rompiente , de Susana Poujol; Happy Birthday papá , de Horacio Lavecchia; y Atrapados , de Roberto Medina. Y la dirección de ellos fue ejercida en el mismo orden de la enumeración anterior por Alfredo Zemma (14, 15 y 16 de mayo), Daniel Marcove (21, 22 y 23 de mayo), Enrique Dacal (28, 29 y 30 de mayo), Héctor Tealdi y Susana Novoa (28, 29 y 30 de mayo), Rubens Correa (4, 5 y 6 de junio), José María Paolantonio (11, 12 y 13 de junio), Jorge Hacker (18 y 19 de junio) y Horacio Medrano (25, 26 y 27 de junio).
La modalidad del teatro semimontado es definida por Roberto Cossa como "una manera de difundir obras que merecen llegar al público con el código básico de la teatralidad: el texto es leído y representado por actores, apuntalados por una mínima convención escénica".
En consecuencia, el espíritu de la propuesta residió en posibilitar a los autores la escenificación de sus textos, de tal manera que éstos pudieran ser confrontados con la "idea" que se habían hecho de ellos. El ciclo implicaba también una tarea de divulgación y otra de calidad al contar con la presencia de público y de elencos y puestistas consagrados, que apuntarían a la excelencia.
La decisión de bautizar a esta experiencia teatro semimontada, algo a mitad de camino entre el teatro leído y la representación, no pareció a poco de desarrollarse nada artificial, sino que se integró al espectáculo como un signo más del resultado final.
La técnica, la maquinaria, la tramoya, fueron confinadas a su verdadero sentido de "recurso" sin nublar el poder del cuerpo del actor y de la palabra del autor, protagonistas de la teatralidad.
El simulacro escénico, entonces, fue distinto al acostumbrado, otro, pero no por eso menos verosímil para el espectador. Si la fábula estaba bien inventada y el paso de una situación a otra producían el efecto y la ilusión de verdad, no había sobresaltos posibles, se establecía de cualquier manera el territorio de encuentro entre el autor y el público.
Sin embargo, apareció también la dinámica propia del texto escénico; tanto los autores, directores como elencos aspiraron e intentaron materializar los espectáculos construyéndolos mediante la superación de los límites -por otro lado no fijados- de la convención del semimontado.
Si bien en algunos casos una larga unión previa entre autor y director a la manera tradicional posibilitó el desenlace de los ensayos, en otros casos, la presión de todos los intervinientes en el proceso, incluso la de la institución, hizo superar las fronteras de la tentativa para llegar al acabado.
Lo cierto, es que los actores desecharon andar con el libreto en la mano y demostraron su asombrosa capacidad memotécnica; y que los directores se dieron el lujo de actuar con absoluto arte en el papel de ellos mismos, a la manera de recordados visitantes polacos.
Tan grande esfuerzo de todos por arribar a un buen resultado trajo como corolario la lógica alegría y satisfacción de los autores jóvenes. Quienes, sin embargo, deberían reflexionar por su predisposición a reembolsar los méritos del fruto obtenido -que en gran parte les pertenecía es cierto-, sin apuntar a la disposición de ánimo crítico que estaba en la base de la propuesta y que hubiera motivado la reescritura.
En fin, hubo entonces una ponderable actitud de resistencia a las condiciones de la producción, basada en un afán superador de las mismas, mediante la pasión y el profesionalismo puestos en la tarea.
Con sus más, con sus menos, esta primera versión de teatro semimontado no perdió de vista que su núcleo es ser gabinete y laboratorio de autor y que su código, al fin y al cabo, es la tarea futura que tenemos por delante.
Corresponde también, destacar el papel que le cabe a esta experiencia como generadora de espacios profesionales y de incorporación de públicos nuevos. Programado con una sencilla producción y buenos elencos en horarios no comprometidos para las "star's", bien puede ser una alternativa válida para la dramaturgia y una actividad más para el teatro de la ciudad.
Porque, entendámonos, la aparición sostenida a lo largo del tiempo de este ciclo o de similares y la renovada convocatoria de concursos, y certámenes ahítos de propuestas, habla de emprendimientos colectivos que crecen en el interior de esta sociedad, señalan la vitalidad de una producción que aspira a que nuestro público se reconozca en ella.
La carencia es de espacios no de autores, pese a los apresurados que, a la manera de la crítica exitista de cine, necesitan de un genio todas las semanas para poder emocionarse.

Bernardo Carey

 
 

Av Roque Sáenz Peña 943
C1035AAE Buenos Aires, Argentina
E-mail info@teatrodelpueblo.org.ar
Esta sala cuenta con el apoyo del
Instituto Nacional del Teatro
y de Proteatro